Facebook Twitter Google +1     Admin

Pósitos y depuradores abogan por una salida coordinada a la crisis de precios y mercados

20121108100600-1.jpg

Aunque dependen los unos de los otros, la comunicación entre mariscadores y depuradores no ha sido nunca demasiado fluida. Por eso es noticia una reunión como la que ayer tarde se celebró en Vilagarcía y en la que se sentaron, alrededor de una misma mesa, representantes de cinco cofradías de la ría de Arousa (Cambados, A Illa, Vilanova, Rianxo y Ribeira) y una delegación de directivos de la Asociación Galega de Depuradores. El encuentro, que se prolongó durante horas, sirvió para desmontar tópicos y para alcanzar una conclusión a la que, probablemente, debería haberse llegado hace años: que productores y comercializadores deben coordinar su actividad.

Desde que arrancó la campaña de libre marisqueo, los precios de la almeja están por los suelos. En las lonjas, los mariscadores apuntan como responsable de esas pésimas cotizaciones al producto que llega de fuera, en concreto de Portugal. Ayer, los responsables de Agade intentaron desmontar ese argumento. Señalaron que sus empresas, para poder competir en los mercados, han tenido históricamente que importar producto ya que el que sale de los bancos marisqueros locales no es suficiente. El gran problema que se está dando ahora, explicaron, es que la almeja portuguesa -como ya pasó antes con la italiana- está llegando directamente a los mercados españoles, y lo está haciendo a precios muy competitivos, especialmente para el producto gallego de menor calidad, como el que se extrae de Os Lombos.

Todo ello, sumado a la crisis económica, dibuja un panorama muy malo tanto para los mariscadores gallegos como para los depuradores, que ayer quisieron aclarar que también sus empresas están sufriendo, y mucho, la crisis. Tras la reunión de ayer, productores y comercializadores parecen haberse convencido de la necesidad de coordinar medidas y reorientar el mundo de la producción y la comercialización de marisco.

¿Cómo hacerlo? «Nadie tiene una varita mágica que solucione de un día para otro el problema; ojalá fuera tan fácil», señalaba ayer Tito Fariña, uno de los depuradores que acudieron a la entrevista. En cualquier caso, sobre la mesa se pusieron ya muchas ideas y posibilidades que será preciso ir desgranando poco a poco. En la lista de asuntos a estudiar figuran desde cuestiones que afectan directamente a la producción, como la necesidad de ganar zonas de trabajo para aumentar los kilos que salen al mercado, a otras que atañen más a la comercialización, como intentar valorizar nuevos productos. En cualquier caso, la lección más importante extraída ayer es que productores y comercializadores deben «coordinar» cuestiones básicas como la de abrir o cerrar zonas en función de la demanda del mercado.

Fuente: La Voz de Galicia

08/11/2012 10:06 agrupocarril #. ARTICULOS

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.