Facebook Twitter Google +1     Admin

Mar no autorizará cultivos de peces allí donde haya bateas de moluscos

20160121105840-jpg.jpeg

La conselleira emprende una gira para aclarar la controvertida Lei de Acuicultura

La contestación social que ha provocado el anteproyecto de Lei de Acuicultura, y que ya ha contagiado al ámbito político -hay concellos que ya han votado a favor de su retirada con el PP levantando la mano, allí donde no ha sido incluso instigador de la moción-, está detrás de la gira que la conselleira do MarRosa Quintana, ha emprendido por distintos puntos de Galicia para clarificar dudas sobre un anteproyecto de ley que, está convencida, será buena para desarrollar con todas las garantías jurídicas «unha actividade económica para a que Galicia reúne as mellores condicións». Así lo aseguró Quintana el miércoles, en la segunda parada de su tour aclaratorio, que fue la Federación Galega de Confrarías, en Santiago, donde se reunió con patrones y vicepatrones mayores de los pósitos de A Coruña.

Fue un encuentro más relajado que el que abrió el periplo el martes en Arcade. La preocupación por las consecuencias que el anteproyecto de ley acuícola puede tener sobre el modelo tradicional de explotación del mar en Galicia quedó patente con las preguntas del público. Cuestiones como si se va a privatizar el mar, a vender las playas a los chinos, si se fomenta el desembarco de las multinacionales se mezclaron con otras más concretas como si se va a imponer en acuicultura el descanso semanal o si los límites para las cuerdas en las bateas dejarán de ser por unidad (máximo de 500 de 12 metros de largo) para computarse en su conjunto (6.000 metros de cuerda por batea).

Análisis de las alegaciones

 

En uno y otro foro, Quintana subrayó que se están analizando las alegaciones porque lo que se pretende es «enriquecer o texto, clarificar as dúbidas que teñan os diferentes actores que se senten atacados por esta norma e que podamos contar en Galicia coa primeira Lei de Acuicultura de toda a Unión Europea».

Y aunque todavía se está en el proceso de estudio de las objeciones, la conselleira ya avanzó que se corregirá el anteproyecto para recoger expresamente que allí donde haya bateas no se puedan realizar cultivos de peces ni tendrá cabida la controvertida acuicultura multitrófica integrada, el sistema que consiste en engordar en una misma instalación especies de distintos niveles de la cadena trófica (peces, moluscos y algas).

Como también se incluirá en el texto la posibilidad de que ese salto que la ley propugna para que el mariscador dé el salto a acuicultor pueda tener marcha atrás. Aparte de que esa conversión siempre será «voluntaria», insistió, que tendrán preferencia para hacerse con las playas las organizaciones del sector y que estas nunca podrán pasar a una empresa o persona particular, se añadirá ahora la posibilidad de volver a la gestión anterior.

Recogen 3.000 firmas en tres días

El amplio rechazo que el bosquejo de la Lei de Acuicultura de Galicia ha cosechado es tal que nada más poner en marcha la campaña de recogida de firmas para su retirada en Change.org, la iniciativa de la Plataforma en Defensa da Ría de Arousa (PDRA) ha reunido más de 3.000 firmas en los tres días que el miércoles llevaba abierta. El colectivo reprocha, entre otras cuestiones, la falta de diálogo con el sector, que «privatice el mar a favor de las grandes empresas» y que persiga la desaparición del marisqueo tradicional.

Fuente:La Voz de Galicia

21/01/2016 10:58 agrupocarril #. ARTICULOS

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.