Facebook Twitter Google +1     Admin

Incertidumbre en la cofradía carrilexa

Etapa de incertidumbre en la cofradía carrilexa

La falta de directiva en las mariscadoras de Carril lastra sus proyectos en una época poco productiva

La gestora las convoca a una asamblea para desbloquear la actividad de una agrupación descabezada - La compra de semilla es una de las necesidades más urgentes: "En la playa apenas tenemos almeja con talla"

 

La dimisión en bloque de la directiva de la agrupación de marisqueo a pie de Carril ha dejado un vacío de poder en el colectivo que se ha traducido en la paralización de los proyectos pendientes. Uno de los más urgentes es la compra de semilla, pues según las mariscadoras consultadas, la producción tanto en la playa de Compostela como en Os Lombos está siendo muy escasa. "Hay poca almeja que dé la talla y nos cuesta mucho trabajo hacer los cupos", lamenta una trabajadora. 

A la falta de directiva en la agrupación se suma la de un gobierno estable en la cofradía, pues la cascada de dimisiones provocó el cese del patrón y la disolución del Cabildo y de la Xunta Xeral. Precisamente para desbloquear la parálisis del colectivo -aglutina a cerca de 80 mariscadoras-, la gestora que temporalmente está al frente del pósito hasta que se celebren elecciones (probablemente el 27 de mayo) ha convocado a las mariscadoras a una asamblea este miércoles a las 11.00 horas en la sede del Gato Negro. 

Con esta reunión, la presidenta de la comisión, María Jesús González -también mariscadora-, pretende tomar decisiones asamblearias, ya que "es la única manera de firmar peticiones a la Consellería do Mar de subvenciones y proyectos", explica. Y es que la gestora solo puede desempeñar "funciones ordinarias", según recoge el decreto de cofradías. 

A falta de conocer las propuestas concretas que la gestora llevará a la asamblea, algunas mariscadoras consideran que debido a la escasez de género una siembra es absolutamente necesaria. "De la que hicimos en septiembre el marisco aún no da la talla, y la verdad es que a estas alturas debería de verse más almeja con tamaño reglamentario", observan desde el colectivo. 

La actividad del marisqueo a pie de Carril se centra fundamentalmente en la almeja japónica, la más barata del mercado. Y es que fina y babosa "casi no hay", y berberecho, que siempre se había reproducido solo en las aguas carrilexas, tampoco. 

12 kilos de japónica 

Ante esta situación los cupos establecidos para el mes de abril parecen altos. Así, en la playa de Compostela las mariscadoras pueden capturar un máximo de 12 kilos por persona y día de japónica, la misma cantidad de berberecho, medio kilo de fina y otro tanto de babosa. 

Estos topes los dejó perfilados la directiva antes de dimitir. No obstante, siempre es la Consellería do Mar la que tiene la última palabra. 

En cuanto a los cupos de mayo, previsiblemente se abordarán en la asamblea del miércoles. 

Hoy las mariscadoras probarán suerte en Os Lombos do Ulla, la otra zona que tienen autorizada para faenar dentro del plan de explotación. En la desembocadura del río los topes son sensiblemente inferiores a los de la playa, con 10 kilos de japónica, otros tantos de berberecho, y medio kilo de fina. 

"El mes pasado estuvimos trabajando en Os Lombos y había poca cosa. A ver lo que nos encontramos el lunes. Lo que hay es todo sembrado, porque el berberecho ya no nace solo", comenta una mariscadora. 

Habitualmente los cupos de fina, babosa y berberecho no se alcanzan. "Los de la japónica sí, pero con mucho trabajo", admiten desde el sector. 

Aunque es la almeja más barata del mercado, en estos días de Semana Santa se vendió a precios más elevados que el resto del año. Concretamente el miércoles -el último día de subasta de la semana antes de los festivos- la lonja de Carril vendió 4.379,5 kilos de japónica a precios de entre 8 y 12,35 euros. De berberecho fueron 2.651 kilos, de babosa 194,5 y de fina 129,5.

 

17/04/2017 11:24 agrupocarril #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.