Facebook Twitter Google +1     Admin

La fiesta de la almeja- Tomás Fole

20170618000757-img-8441.jpg

Se imaginan que leen en un periódico de cualquier parte del mundo que el alcalde de una ciudad con aspiraciones de ser un referente, que tiene el mejor producto del planeta, codiciado por vecinos y visitantes, en lugar de apoyar a los suyos y exaltar lo que le hace especial le ponga piedras en el camino y opte por intentar dinamitar una fiesta protegida y declarada como de interés cultural? Probablemente leerían esa noticia, se echarían hacia atrás en la silla, manos a la cabeza, gesto de negación y desaprobación, índice de la mano derecha a la sien y vueltas del dedo dibujando un círculo en el aire… no? Pues eso está ocurriendo en Vilagarcía con la Festa da Ameixa.
Es una locura que entronca directamente con la manera de desgobernar de este grupo de desgobierno. El alcalde que presume de vetar las oportunidades de trabajo en la ciudad mientras los ciudadanos hacen cola para entregar su currículum, vuelve a vetar la promoción de una de sus fiestas más representativas e identificativas. Es impresionante. Impresionante porque se deshace en esfuerzos para buscar argumentos del calibre de “merece un fin de semana propio” cuando es el Concello el que luego saca pecho de que organiza mil y una actividades bajo el paraguas de las fiestas de agosto. Lo que pasa es lo de siempre: Que se ha pasado dos años viviendo de rentas y cruzando los dedos para que no pase nada y cuando tiene que demostrar que vale para alcalde, se pasa los días y las semanas amenazando con retirar su apoyo y de paso incumplir sus obligaciones con las fiestas de interés autonómico.
Es una pena, pero lo más triste, es que estoy por apostar que lo único, y digo LO ÚNICO, que realmente le importa no es la imagen de Vilagarcía, no es Carril, no es la Almeja, no son los vecinos… es si no le invitan para salir en la foto. Este alcalde rompe sistemáticamente las invitaciones que los vecinos y las parroquias, con el esfuerzo de muchos meses, remiten a Ravella para invitar a las autoridades a acompañarles. Procesiones, actos y un largo etcétera que desprecian e incluso presumen a carcajadas en determinados círculos de ello. Eso sí, otra cosa es si hay pulpo o pincho después de todos los festejos. Ahí, a veces, sí se dejan ver… serán agendas selectivas…
No me puedo quedar callado sin evidenciar que ahora, a criterio del gobierno, As Revenidas, que tradicionalmente fueron en julio con la excepción de los últimos años, parece tener prioridad sobre la Ameixa, que por si no se han enterado en Ravella, cumple sus primeros 25 años de historia y espero que sean muchos más, a pesar de este grupete de concejales (grupete porque son solo 8 de 21, aunque se crean que son 25 o 26, por aquello de los egos tan crecidos de los que hacen gala).
No seré yo quien se oponga a que Vilaxoán tenga su festival. De hecho soy de los que piensa que ojalá siga creciendo porque es un reclamo más de la cultura de esta ciudad. Donde discrepo con el alcalde es en la capacidad que tiene Vilagarcía para organizar eventos. Y digo Vilagarcía, porque la ciudad, la gente y los trabajadores pueden hacer esto y lo que se les ponga por delante. Otra cosa bien distinta es el personal político: Claro, si el concejal de Promoción Económica no se coordina con la de Cultura, pasan estas cosas. Pero si el concejal de Promoción Económica no se coordina con el de Seguridad, ahí, el caos sí que explota. Ahí reside el gran problema. El aperitivo fue el siniestro de Fexdega y el fracaso del triatlón. Ahora, quizás, lo que ocurra es que se temen que la ineficacia de su máximo responsable pueda desembocar en el mayor desastre que se recuerda. Ahí puede residir todo el secreto. Ah, por cierto, el concejal de Promoción Económica y el de Seguridad es la misma persona… Pérez Callón, que se ve que se está haciendo la cama a sí mismo y no me refiero a la de su dormitorio. Que Dios nos coja confesados. Festa da Ameixa en Carril, sí, a pesar de lo que diga este gobierno desafiante.
Fuente: Diario de Arousa

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.