Facebook Twitter Google +1     Admin

La ría volverá a beneficiarse en 2018 de importantes episodios de "mareas vivas"

20171209093150-562ed710-f046-417c-8513-a61868391d4a.jpegLas "secas" previstas para el año que viene serán más importantes que en el actual

La ría de Arousa va a experimentar el año que viene importantes episodios de lo que se conoce como "mareas vivas", es decir, las oscilaciones del nivel del mar, cuando desciende o sube mucho más de lo que suele ser habitual.

Es cierto que no van a llegar a los niveles alcanzados en 2014, 2015 o 2016, pero también lo es que las llamadas "secas", que es el término empleado cuando la bajamar es acusada, serán mucho más llamativas que en el presente ejercicio. Las más importantes tendrán lugar en enero, febrero, julio, agosto y septiembre.

Como se explicó en ocasiones anteriores, este proceso natural resulta muy positivo para los mariscadores, ya que con situaciones de bajamar pronunciadas pueden potenciar la actividad extractiva, realizar limpiezas en sus bancos, mejorar las resiembras de producto en los mismos y, en definitiva, encuentran numerosas ventajas cuando el fondo de la ría se descubre.

Si es que coinciden con el horario de trabajo, igual de positivas son las "secas" para los bateeiros y percebeiros, ya que pueden extraer con más facilidad la semilla del mejillón y los percebes que crecen juntos en las rocas del litoral allí donde el mar golpea con más fuerza.

Otro aspecto destacable es que la fuerte oscilación de las mareas ayuda a regenerar el agua de la ría y, en consecuencia, es sinónimo de aportación de nutrientes que benefician a las diferentes especies que se cultivan o extraen en ella.

Junto a estas y otras ventajas derivadas de una bajamar acusada están los perjuicios que puede causar, sobre todo si la "seca" se produce de noche o de madrugada, por las facilidades que este proceso brinda a los mariscadores furtivos.

Para entender mejor lo que va a suceder en 2018 con la bajamar cabe recordar que lo habitual para que se considere una "seca" aceptable es que el nivel del mar descienda hasta los 0,40 metros sobre lo que se conoce como línea de bajamar escorada, produciéndose las más importantes cuando baja hasta los 0,10 metros.

Pero son poco habituales, y como sucede este año, el que viene tampoco se llegará a esa cota. Pero sí hasta los 0,20 metros, por ejemplo a eso de las once de la mañana de los días 3 y 4 de enero y del 1 y 2 de febrero, pasadas las diez de la mañana del 2 y 3 el marzo y en la madrugada del 15 de julio y del 11, 12 y 14 de agosto; para volver a producirse entre las once y las doce de la noche los días 9, 10 y 12 de septiembre.

En cuanto a la pleamar, suele situarse entre los 3,50 y los 3,70 metros sobre la línea de bajamar escorada, siendo las de 4,20 metros excepcionales y peligrosas, sobre todo si coinciden con intensas precipitaciones, dado el riesgo de inundación.

Este año el máximo alcanzado son 4 metros, mientras que en 2018 se llegará a los 4,10 metros a principios de enero y febrero, así como a mediados de agosto y septiembre.

Fuente: Faro de Vigo
09/12/2017 09:31 agrupocarril #. ARTICULOS

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.