Facebook Twitter Google +1     Admin

El marisqueo de Arousa se planta y exige su derecho al cese de actividad

20200321081109-gm20p12f1-181052.jpg

«Non imos poñer en risco a nosa saúde», dicen desde las agrupaciones de a pie

Las mareas vuelven a ser hoy propicias para el trabajo de las mariscadoras de a pie de Arousa. De hecho, la mayor parte de las agrupaciones habían marcado esta como una jornada de trabajo. Sin embargo, no habrá actividad en las playas. Prácticamente el cien por cien de las organizaciones han decidido que sus socias se queden en casa. «Non imos poñer en risco á nosa saúde. Na Illa xa hai tres casos positivos por coronavirus, e quen non ten persoas maiores ao seu cargo, ten meniños pequenos ou enfermidades», explica Carmen Dios, presidenta de la agrupación de A Illa, que como casi todas sus compañeras reclama que se reconozca su derecho al cese de actividad. «Porque non é un favor que pedimos, é un dereito que temos», recalcan desde las agrupaciones.

  

El temor al contagio es comprensible. Máxime cuando, dicen, en un sector como el suyo es complicado garantizar el cumplimiento de las medidas profilácticas. «A maioría das nosas socias comparten coche. Na maioría dos casos, porque moitas mulleres non teñen o carné», explica la patrona mayor de Vilanova. «En la playa, ¿quién va a vigilar que se cumpla la distancia; porque yo no tengo autoridad para hacerlo?», se pregunta Rolando Vidal, el presidente de la agrupación de Carril, que mantiene el día de trabajo ante la falta de ayudas,aunque «poca gente va a ir». «No punto de control é imposible manter un metro de separación entre as mulleres. Dende os despachos é moi fácil tomar decisións sobre o traballo da xente; outra cousa é a realidade», argumenta María del Carmen Recouso, de Cambados. Y en O Grove, donde han suspendido todas las jornadas de trabajo de todo el mes, indican que «os compradores xa nos dixeron que non van vir, porque ao estar a hostelería pechada non teñen a quen vender. ¿Para que imos ir?», plantea Dolores Gondar, vicepatrona de O Grove, responsable deun colectivo de 400 mujeres. Lo mismo ocurre con los de Ribeira, los de A Pobra y Cabo de Cruz.

 

Esa misma preocupación, la de si habrá o no compradores en las lonjas, atañe también a los rañeiros arousanos, que de momento no han decidido aún si el lunes seguirán faenando en libre marisqueo.

Mar reclama ayudas directas para toda la cadena del mar

La conselleira de Mar, Rosa Quintana, solicitó ayer al Gobierno que habilite ayudas directas e indirectas para todo el complejo mar-industria para que pueda superar las dificultades derivadas de la alerta sanitaria. Comparte con Planas que la crisis debe ser considerada excepcional, lo que permitirá activar ayudas de Estado, y aumentar a 75.000 euros las ayudas de mínimis. Ahora bien, sería conveniente, hace ver Quintana, flexibilizar el Fondo Europeo Marítimo e de Pesca (FEMP) para poder emplear en esta emergencia los fondos disponibles que todavía no se han empleado, y modificarlo para dar cabida a las subvenciones por paralización temporal a causa de la crisis.

 

Pero no todos los apoyos deben venir de Bruselas. Madrid también podría echar una mano aprobando una reducción del impuestos sobre actividades económicas (IAE), la rebaja de los módulos o la condonación de la seguridad social mientras esté en vigor el estado de alarma.

Quintana también pidió instrucciones claras sobre la actividad en las lonjas o el transporte colectivo de trabajadores.

Fuente: La Voz de Galicia

21/03/2020 08:10 agrupocarril #. ARTICULOS

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.