Facebook Twitter Google +1     Admin

Las cofradías preparan un "otoño caliente" para reclamar la regeneración marisquera

20150825085303-1.jpg

Los pósitos culpan a la Administración por la pérdida de producción de bivalvos en las zonas de libre marisqueo -Anuncian movilizaciones y exigen soluciones inmediatas

Las cofradías de pescadores de Arousa están dispuestas a presionar a la Administración autonómica hasta las últimas consecuencias. Anuncian ya las primeras movilizaciones y reivindican a la Consellería do Medio Rural e do Mar soluciones urgentes ante la devaluación de la ría, especialmente en lo referido a la mortandad de bivalvos detectada en los últimos años.

La principal preocupación radica en la desaparición del berberecho en los bancos de libre marisqueo de Os Lombos do Ulla, de lo que ya se informó en infinidad de ocasiones durante los últimos años y que se achaca directamente a la presencia del parásito conocido como Marteilia.

Pero los pósitos, que culpan a Mar por no haber adoptado medidas correctoras o incluso preventivas, y sobre todo por no haber iniciado hace tiempo un plan de regeneración ambicioso, no se limitan a criticar el estado de Os Lombos, sino que muestran su preocupación, casi desesperación, ante la situación del conjunto de la ría.

En teoría a principios de octubre debe comenzar la campaña de libre marisqueo es Os Lombos do Ulla, Cabío y O Bohído, pero los mariscadores de a flote se temen lo peor y pronostican que no habrá recursos disponibles, de ahí que las voces críticas vayan en aumento a medida que se aproxima la fecha.

Los representantes de los pósitos arousanos llevan tiempo diciendo que la Consellería do Mar "ha arruinado la ría y menospreciado al sector".

Se refieren tanto a la mortandad de bivalvos y la supuesta "dejadez" de la Xunta para adoptar medidas que la eviten como a la creciente presencia de depredadores o la recuperación del servicio de Inspección Pesquera".

"Tendrían que haberse adoptado medidas como el arado del fondo para oxigenarlo y regenerarlo a principios de año, para así tener marisqueo en 2016, pero como no se hizo así vamos a pasarnos otro año más en blanco y la campaña de libre marisqueo que debe empezar en octubre será otra tomadura de pelo", advierten los patrones.

Incluso decían que la Consellería "es responsable de haber dejado entrar la Marteilia en la ría".

Por eso hace cuatro meses dieron una especie de ultimátum a la Administración. Aunque ya daban por perdida la producción de bivalvos de este año y del que viene, advertían de que o se regeneraban los bancos o pondrían en marcha medidas de presión "más contundentes y más difíciles de controlar" como las que ahora se preparan para el "otoño caliente" del marisqueo.

Dispuestos a cambiar los raños por las pancartas, los mariscadores de a flote sostienen que está en juego el futuro de cientos de familias arousanas que viven directa o indirectamente del mar, y particularmente de la extracción de bivalvos en la ría.

A continuación pueden resumirse los datos históricos en poder de la Consellería do Medio Rural e do Mar sobre la extracción y venta de bivalvos en la ría. Cabe puntualizar que no se incluyen solo los datos de las zonas de libre marisqueo, sino también los referidos a las autorizaciones marisqueras de cada pósito:

A Illa. La lonja isleña vendió casi 15.000 toneladas de bivalvos desde 1997. Desde aquel año hasta 2005 prácticamente se mantuvo siempre en torno a las mil toneladas anuales -por arriba o ligeramente por abajo-, para empezar a caer la producción en 2006 y desplomarse, como en el conjunto de la ría, desde 2012, cuando se detectó la práctica desaparición del berberecho en Os Lombos do Ulla.

En cuanto a la facturación, rondó los 6 millones de euros anuales entre 2001 y 2006, para subir de los 8 millones en 2008 y 2009 y quedarse en 7 millones en 2010. Los isleños ingresaron 6 millones de euros en 2011, 4 millones tanto en 2012 como en 2013, cerca de 6 millones el año pasado y 2,5 millones de euros en lo que va de ejercicio.

Cambados. En el puerto cambadés se subastaron desde 1997 casi 14.000 toneladas de bivalvos, rondando o rebasando la barrera de las mil toneladas anuales en 1999, 2001, 2007 y 2008. Desde ese último año se pasó en los posteriores, respectivamente a 873 toneladas, 793, 596, 515, 465 y 478 toneladas; hasta llegar al actual ejercicio, con 214 toneladas vendidas ya.

De la facturación puede decirse que Cambados se situó entre 3 y 4 millones anuales desde 2001 a 2006, para situarse en torno a los 6 millones de euros entre 2007 y 2011. Desde entonces, lo mismo que en los demás puertos, es decir, una caída que ofreció como resultado un balance de 4 millones de euros en los ejercicios 2012, 2013 y 2014. En este 2015 se han logrado ya 2 millones de euros.

O Grove. En esta las de bivalvos se mantienen más o menos estables desde 2001, moviéndose en facturaciones anuales de entre 3 y 5 millones de euros.

En la rula meca se vendieron 600 toneladas de bivalvos en 2001 y ya nunca volvió a rozarse esa cifra, ni de lejos. Hubo varios años en los que se superaron las 400 toneladas -entre ellos 2014- experimentándose los resultados más bajos en 2011 (284 toneladas) y 2012 (234 toneladas).

Carril. La evolución histórica de las ventas en Carril marca como topes las más de mil toneladas de bivalvos de 2002, 2007, 2008, 2010 y 2011, quedándose en 851 toneladas en 2012, 891 en 2013 y 431 toneladas en 2014, cuando se ingresaron 2,7 millones de euros, lejos de los 6 millones de 2013 o los 7 millones facturados en 2011.

Vilanova. En la lonja vilanovesa se vendieron 584 toneladas de bivalvos en 1998, 529 al ejercicio siguiente, 553 en 2007, 535 toneladas en 2008 y 400, en 2009. Esos fueron los topes, muy por encima de las 230 toneladas de 2012, las 177 de 2013 o las 281 toneladas de bivalvos del año pasado. Destacan los más de 4 millones de euros ingresados en 2007 y 2008.

Fuente:Faro de Vigo

 

25/08/2015 08:53 agrupocarril #. ARTICULOS

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.