Facebook Twitter Google +1     Admin

El sector acusa a Mar de torpedear los acuerdos sobre el libre marisqueo

20150930160906-1.jpg

Los patrones, que se sienten «enganados» por la Xunta, aseguran que el inicio de campaña está en el aire y estudian retomar las movilizaciones.

De sobresalto en sobresalto. O, por utilizar la terminología empleada por algunos patrones mayores de la ría de Arousa, «de bofetada en bofetada». La campaña de libre marisqueo está a punto de comenzar y, a unas horas de su inicio, los mariscadores aún no tienen muy claro a qué normas y topes deberán atenerse. El asunto parecía haber quedado encauzado hace dos semanas, cuando sector y Xunta acordaron excluir a Os Lombos de las zonas de trabajo y ajustar los topes de marisco en las otras áreas para que la campaña pueda durar, al menos, tres meses. Los ingresos que se iban a perder por ese lado se iban a compensar con la extracción de 15 kilos de reló de entre 30 y 35 milímetros y con una bonificación de 25 euros a aquellas embarcaciones que al menos trasvasasen un capacho de reló de mayor tamaño.

Pero el lunes, «a Xunta cambiounos as regras do xogo completamente», según denunciaba ayer por la mañana Ruperto Costa, el patrón mayor de Cambados. Y es que en el banco de O Bao, al que recurrirán buena parte de los mariscadores arousanos, no se podrá extraer reló para su comercialización, ya que presenta unos niveles de plomo superiores a los autorizados. De esa circunstancia nada se dijo hace una emana, cuando se pactó el inicio de la campaña. El enfado que exteriorizaba el cambadés se extendía a casi todos los patrones mayores. «Motivos sóbrannos. Convócannos a unha reunión, fálase de todos estes temas, informamos á xente... E a dous días do inicio da campaña tírano todo abaixo». Sin los 15 kilos de reló previstos, «e coa rebaixa que lle metemos aos topes», la rentabilidad de trabajar en O Bohído se antoja más que dudosa.

El lunes, los patrones mayores plantearon a la Xunta una solución cogida con alfileres: que se amplíen las bonificaciones para el reló. Y que en vez de pagar 25 euros por embarcación, se abra la posibilidad a que sea cada tripulante el que reciba esa cantidad. La propuesta fue trasladada a la Xunta, pero ayer aún no habían obtenido respuesta. Se abre, llegados a este punto, otro de los asuntos que han desatado el malestar de los patrones mayores. Y es que Mar tiene previsto que sean los pósitos los que adelanten el pago de las bonificaciones. Las cofradías recibirían ese dinero en un plazo de entre 45 y 60 días.

Estas entidades dedicaron la mañana de ayer a echar cuentas para ver si están en disposición, o no, de hacer frente a esos pagos. Algunas, como las de A Illa, creen que apretándose bien el cinturón podrán asumir esa responsabilidad «durante un tempo». Otras, como la de Cambados, lo ven mucho más difícil.

Para hablar de este nuevo escenario, los patrones mantuvieron ayer una reunión en Carril. Un encuentro de urgencia en el que quedó patente la sensación de que «estannos a manipular, a xogar con nós», según indicaba Honorio Conde, vicepatrón de Vilanova. Los representantes de las cofradías pusieron sobre la mesa la necesidad de retomar las movilizaciones interrumpidas hace unos días. «A Administración non pode xogar así co nós», sentenciaba el carrilexo José Luis Villanueva.

Fuente:La Voz de Galicia


30/09/2015 16:09 agrupocarril #. ARTICULOS

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.