Facebook Twitter Google +1     Admin

Carril vende más de 5.000 raciones en el veinte aniversario de su Festa da Ameixa

20120820095733-degustando.jpg

Carril se rindió un año más al producto gastronómico que promociona la localidad por medio mundo: su almeja. La Festa da Ameixa alcanzó ayer su 20ª edición con la preparación de 6.000 raciones, lo que se traduce en 2.000 kilos de este preciado bivalvo. La organización cocinó menos platos que el año pasado €cuando se elaboraron 7.800€ ante el temor de una menor afluencia con motivo de la crisis económica. Pero el evento volvió a cosechar un auténtico éxito de asistencia, con la carpa y el puerto carrilexo completamente abarrotados. Ya antes de las doce del mediodía se formaban largas colas frente a las taquillas en las que los comensales debían de retirar los tiques para luego recoger las almejas en otros puestos.
Como de costumbre, la lonja sirvió de cocina para preparar y dispensar el bivalvo. A falta del recuento oficial, a las cinco de la tarde quedaban dos tarteras sin vender de las 6.000 raciones preparadas, según precisan desde la Agrupación de Parquistas de Carril. Con todo, "tenemos más encargada, y en el caso de que fuese necesaria iríamos a la depuradora a por ella, porque no vamos a dejar a mucha gente que viene de muy lejos sin almejas", comentaba ayer una portavoz de los parquistas, que califica la afluencia de "muy buena". "El tiempo ayudó, porque no hacía tiempo de playa", dijo. 
Ni mucho menos. Aunque por la tarde dejó de llover, durante la inauguración institucional del evento, pasadas las doce del mediodía, la lluvia no dio tregua, con un cielo completamente encapotado.
Este año fue el actor natural de Vilagarcía Tacho González el que se encargó de dar el pregón, un discurso repleto de humor y que sorprendió al público con la presencia de un supuesto sobrino de la canciller alemana, Angela Merkel. El pregonero, con experiencia tanto en el mundo de la televisión como del cine, incluyó varias alusiones a su físico con frases como "Haberá quen pense que confundían a edición XX coa XXL" o "unha vez que ía tomar o sol na praia os de Greenpeace querían devolverme ao mar". Palabras que lograron arrancar numerosas carcajadas y aplausos entre los asistentes. Pero sin duda, el divertido diálogo con el presunto familiar de Merkel sobre los refranes fue el momento de mayor expectación. Tras un pregón alejado de la seriedad, Tacho González quiso pronunciar unas palabras a modo de prosa para homenajear a la almeja de Carril.
Tras la apertura de la fiesta, se hizo entrega de los premios del concurso de platos. El tercer galardón, dotado con 250 euros, fue a parar a Ana Gallego Coín, una granadina residente den Madrid que eligió Carril por primera vez este verano para pasar sus vacaciones. El concejal Manuel Tarrío le entregó la almeja pequeña de plata por "almejas Sherezade", un plato elaborado con cuscús, verduras del huerto gallego, rape y almejas, en representación de la mezcla de las raíces de la premiada, árabes y gallegas. El segundo galardón, de 500 euros, recayó en Damián Rey Cernadas, por "Gazpacho de fresas con almejas de Carril, tomate Goncasse y aceite de albahaca". Sabela Mosteiro Otero se alzó con el primer premio €de 1.000 euros€ al ser elegido su plato el mejor de entre los 29 participantes. Fue una "ensalada de almejas de Carril y bogavante con vinagreta de fresas".
Los nuevos miembros
La Orde da Ameixa de Carril decidió en esta edición nombrar como cabaleiro y dama de la almeja a los periodistas Miguel A. Rodríguez Arriero y Rosa Estévez respectivamente. Ambos juraron su cargo de la mano del cultivador mayor de la orden, el alcalde vilagarciano Tomás Fole. Como "parquista xoven" fue distinguido David Padín Tourís y como "parquista de honra", Guillermo Seoane García. La almeja de plata se otorgó a Gadis €recogió el galardón Pablo Louro€ y la de oro, a Manuel Vázquez Gallardo, funcionario jubilado de la Xunta que estuvo "muy implicado en el decreto de la regulación de los parques", elogió el presentador, Eloy Magariños.
Precisamente la reordenación de los 1.200 viveros de cultivo de Carril fue el tema que centró las palabras de Miguel A. Rodríguez en nombre de todos los galardonados. "Instamos a los mandatarios de la Xunta a que disipen la zozobra que hay entre los parquistas por el nuevo decreto anunciado hace un año", dijo el periodista y profesor en la Universidad Rey Juan Carlos I en alusión al conflicto abierto en el sector.
Tras casi una hora de acto institucional, los asistentes se trasladaron a la carpa cubierta y a las mesas que estaban al aire libre para disfrutar de la fiesta €que otros muchos ya habían comenzado€. Los grupos folclóricos, con gaitas y otros instrumentos, amenizaron una jornada en la que, aparte de comida y bebida, no faltaron el baile y la entonación de canciones populares para digerir las afamadas almejas de Carril. Tampoco lo hizo al ambulancia del 061, que tuvo que asistir a M.B.I., de 68 años de edad, por una caída que le afectó a un brazo. Aunque el varón no revestía gravedad, fue trasladado al hospital do Salnés.

Sentido homenaje al primer pregonero, Joaquín Merino 
Tanto Miguel A. Rodríguez como el presentador Goyo González pronunciaron unas palabras para rendir homenaje al que fue compañero de ambos en la radio: Joaquín Merino, el primer pregonero de la Festa da Ameixa, ahora ya fallecido. Lo definieron como "un referente en el periodismo gastronómico y de viajes" y un "veraneante de toda la vida", autor del libro "Perla de Arousa". "Un buen comedor y bebedor" al que no le gustaba que le llamasen "maestro". Seso Giráldez también recordó anécdotas junto a él. En el homenaje estuvo la esposa de Merino, Mercedes Pérez, que no pudo evitar las lágrimas tras escuchar multitud de elogios hacia su marido.
Almejas, pan, vino... y tortilla y empanada en el "tupper"
Aunque los precios de la 20ª edición de la Festa da Ameixa fueron muy asequibles para el bolsillo de los ciudadanos, no faltaron las personas que optaron por traerse la nevera portátil de casa y los "tuppers" a cuestas para acompañar el exquisito bivalvo carrilexo, ya fuese con tortilla, empanada o ensalada, entre otros platos que podían verse en las mesas instaladas en el puerto de Carril.
Cierto es que en esta fiesta gastronómica únicamente se sirven almejas para comer, aparte de los puestos que venden filloas, rosquillas y licores típicos gallegos (orujo, licor café, etc.).
Las raciones mantuvieron el precio del año pasado. Así, por 8 euros los comensales pudieron disfrutar de un plato de almejas a la marinera, un bollo de pan y llevarse a sus casas el recipiente conmemorativo de la XX Festa da Ameixa. Las bebidas (agua, refresco o cerveza) costaban 1 euro, y la botella de vino, 7.
Probablemente al hecho de que el evento carrilexo se centre exclusivamente en la degustación del bivalvo también se sume la repercusión de la crisis económica en los bolsillos de las familias como posibles motivos de que algunos asistentes acudiesen a la fiesta con comida elaborada en sus domicilios. En cualquier caso, todos probaron el marisco que caracteriza a Carril y por el que se le conoce turísticamente.

Fuente:Faro de Vigo

 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.