Facebook Twitter Google +1     Admin

El marisqueo arousano, en la UCI

20141002135004-1.jpg

En Carril se subastaron ayer veinte kilos de almejas de Os Lombos. La cifra, «escalofriante», da idea del descalabro sufrido en el inicio de la campaña

Las lonjas arousanas se convirtieron, ayer por la tarde, en el fiel reflejo del drama que por la mañana se había vivido en aguas de la ría. La campaña de libre marisqueo se inauguró con unos números terroríficos. Tan dramáticos como los ofrecidos por la lonja de Carril, donde apenas se subastaron veinte kilos de marisco procedentes del banco de Os Lombos do Ulla.

Allí, en la desembocadura del río, se habían arremangado muchos menos maricadores que de costumbre. Todo el mundo sabía que no iban a encontrar gran cosa. «Pero é que non hai nada, está todo limpo». Lo dice Manuel Vázquez, un rañeiro de Vilanova respetado por sus compañeros de trabajo. «Non recordo un ano así, e estou para xubilarme», sentenciaba el hombre que, hasta ayer, siempre ha hecho los topes de capturas. «Hoxe estiven no mar ata as once e media da mañá e collín un quilo de san e un e tres cuartos de xapónica», relataba.

 

Movimiento a golpe de móvil

Su experiencia fue muy parecida a la de la mayor parte de los rañeiros que escogieron Os Lombos para inaugurar la campaña. Muchos de ellos, hartos de sacar el raño vacío, tiraron de teléfono para enterarse de cómo les iba a los compañeros que habían decidido probar suerte en otros lados. Ni de O Bohído ni de Cabío llegaban buenas noticias. Poco marisco y tirando a pequeño. Eso fue lo que se encontraron Manuel y Andrés Rivas, dos isleños que se fueron a A Pobra y volvieron profundamente disgustados. «No verán, os furtivos acabaron con todo», protestaban, buscando a alguien a quien culpar del golpe que acababan de recibir.

El enfado y el desconsuelo que se respiraba ayer en el puerto de A Illa era muy similar al que afloraba en todos los demás. En teoría, la próxima semana iba a celebrarse una reunión entre cofradías y Xunta para evaluar el arranque de la campaña y tomar las decisiones que sean necesarias. «Non podemos esperar unha semana», explicaba ayer un directivo del marisqueo en Vilanova. Sus palabras encontraron eco en patrones mayores como los de Cambados o Rianxo, que reconocen que la flota se encuentra en una situación de extrema urgencia. También el responsable del pósito de Carril, José Luis Villanueva, considera necesario empezar a dar pasos para ofrecer a los miles de rañeiros de la ría una esperanza de futuro. «Foise tantear como estaban as cousas. Pois ben, xa sabemos como están. Teremos que reunirnos, falar, e ver que alternativas de recuperación hai para todas estas zonas», explicaba ayer.

Y habrá que ver, también, que soluciones hay a corto plazo. «¿E que solución vai haber? Que pechen os bancos e nos manden para o paro», decían los mariscadores encogiéndose de hombros. Algunos incluso intentaban hacer chistes sobre la mañana perdida en el mar. «Ou rimos ou poñémonos a chorar», sentenciaban.

Fuente:La Voz de Galicia

02/10/2014 13:49 agrupocarril #. ARTICULOS

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.